sábado, 3 de enero de 2009

Y si no podemos alejarnos de esas personas?

Y si no podemos alejarnos de esas personas?
Les cuento que conozco personas muy allegadas a mí que me consumen de tal manera que me enfermo después de haber estado con ellas.Alguien pudiera decir, psicológicamente nos dejamos influenciar, pero también se observa que estos acontecimientos se suceden de manera inconsciente.

No, no siempre podemos alejarnos, ya que podemos tener lazos familiares con ellas... Entonces el secreto es cambiar nosotros y tratar que la conducta de ellas nos haga el menor daño posible.
Hace tiempo atrás dije que aprendemos más de las personas manipuladores que de los Maestros Ascendidos... y estoy presto a cualquier debate sobre el tema.
Es imposible (o casi) que podamos cambiar a ciertas personas aun poniendo todo el esfuerzo.
Entonces lo inteligente es tratar de cambiar nosotros. ¿Podemos debatir con un refrigerador? No. ¿Con un ordenador? Tampoco. ¿Y entonces por qué aporreamos al teclado cuando nos equivocamos? si nosotros fuimos los responsables. Entiendes que la computadora nos gana al ajedrez, pero no razona. Eso lo sabes.
Pues bien, la gente manipuladora no desea cambiar... ¡ama ese rol!
¿Y cómo hacemos para que sus palabras y/o sus actitudes no nos hagan más daño?
Logrando el cambio en nosotros. ¡Sé que no es fácil! ¿Cuántas veces has sentido un dolor punzante ante la agresión verbal, ante el desprecio o ante las conductas invalidantes? ¿Pero quién acusó recibo en esos instantes? ¡Nuestro ego!
Por último, ya lo dije en "El Poder ficticio de las Palabras" de mi página web:
- ¿Quién le da el Poder al otro para que nos haga daño?
- Nosotros.
¿Y no es hora de que les quitemos ese Poder?

No hay comentarios: