miércoles, 20 de mayo de 2009

Sobre la valentía y humillación

Como ya se ha dicho, la cantidad de cópulas es el índice cuantitativo más claro del rango, además la hembra se deja normalmente por el macho de alto rango, admitiendo su rango más bajo.

Por consiguiente el consentimiento a copular es uno de los signos de aceptación de su subordinación.

Por eso las charlas sobre el sexo entre los hombres tienen un carácter de presunción y desprecio hacia las mujeres, y entre los tenientes este carácter lo tienen no solamente las charlas.

Un componente muy habitual en las peleas son las frases de tipo: “Te voy a joder”, que tiene el objetivo muy claro de humillar al contrincante.

¿Pero que hay de humillante en un acto natural y fisiológico?

Se considera una especie de bravura de humillarlas todavía más, ya que, aunque es triste, la humillación del prójimo es uno de los métodos más comunes de subir su rango.Más todavía si se trata de la pareja sexual.Las mujeres, desde luego, se ofenden cuando las humillan, ¡pero trate de quitarle a una mujer de alta primariedad un hombre que la humilla! Morirá, pero no lo dejará.

Por esta misma razón se desprecian los hombres que practican la masturbación.

La masturbación femenina, siendo solo un poco menos común, no provoca este desprecio.

La lógica es la misma: si uno se masturba quiere decir que no tiene mujer, si no tiene mujer, quiere decir que es de bajo rango.

Es decir:
-La aureola de pudor, humillación y reserva que envuelve las relaciones sexuales de los humanos surge de su estrecho vínculo de estas relaciones con las relaciones jerárquicas. Además, los fracasos sexuales están m 25;s callados por los hombres porque son una señal de un rango bajo en la jerarquía.

-La reserva de las mujeres resulta de la promiscuidad reinante en la manada cuando un macho que la sustentaba no debía saber cuantos hay además de él.

.............................

Entre la gente de baja cultura es común la idea de que a la mujer hay que pegarla de vez en cuando.

El marido que pega a la mujer demuestra así su rango más alto (visual, desde luego), y, puede, que a una mujer con bajo nivel cultural, y especialmente a una mujer de alta primariedad, atraiga (el masoquismo puede ser que se base en ello).Esta mujer va a defender a su hombre de cualquier posible agresión, aunque hace poco rogaba que lo castiguen.

Las mujeres de una cultura superior y, especialmente, de baja primariedad no van a actuar de este modo.Además, el rango real de este hombre puede ser bajo, puede que ni sus compinches le tienen respeto, pero, subrayo una vez más, el instinto no sabe analizar nada, simplemente reacciona a algunas señales principales, en este caso un trato irrespetuoso de una mujer (pega significa que no la aprecia, no la aprecia significa que las tiene muchas, muchas mujeres las tiene un alfa).

Una situación muy parecida: en el transporte público un borracho dice palabrotas delante de las mujeres y niños, arma jaleo, se porta groseramente.Las mujeres, desde luego, claman: “¿Dónde están los hombres de verda d?!“ Un par de chicos bastante fuertes o un policía (a veces pasa) reducen al borracho, cuando de repente esas mismas mujeres empiezan a defender al grosero. ¿Es una paradoja? ¡NO! Una conducta antisocial es casi la más clara señal de alto rango, y la fuerza física que demostraron los hombres de verdad no está directamente ligada al alto rango.Más, al defender no a sí mismos, sino a los otros, estos hombres demostraron una capacidad de sacrificio, lo que es una señal de bajo rango.Si pudieran pararlo sólo con la mirada, sería otra cosa. Además, al ver este tipo de agradecimiento, los hombres de verdad no van a meterse más en estos embrollos.Las mujeres de repente tienen pena del grosero.Cuando era peligroso, sus sentimientos positivos hacia una persona de alto rango estaban superados por el miedo, en cuanto el peligro desapareció, la conciencia primativa empezó a formular una respuesta para la pregunta (hay que justificar este sentimiento positivo hacia una persona negativa), y encontró que aquí la palabra que mejor viene al caso es “pena”.A otra gente que estaba en peligro por las acciones del borracho no se le tenía pena.

No hay comentarios: